Tarta helada al whisky

miércoles, 20 de mayo de 2020

Tarta helada al whisky. Julia y sus recetas
La tarta helada al whisky, es un clásico dentro de las tartas heladas. En su momento fué la estrella de numerosas celebraciones familiares y postre de los grandes restaurantes.
Su origen es incierto, aunque se dice que es español, ya que por los años 70-80, estaba en los catalogos de los helados Frigo...seguro que algunas os acordáis... y aunque no se sabe quién fue el primero que la hizo, se extendió por toda España y Portugal.
A mi, es una de las tartas heladas que más me gustan, aún la compro de vez en cuando y como en esta ocasión, en el Desafío en la cocina cumplimos 8 años, Carolina (Tomillo , laurel y otras cosas que comer), nos ha pedido que hagamos una tarta helada para celebrarlo. 
Además queríamos dar las gracias a nuestra boss Mari Luz (Trasteando en mi cocina), que forma parte del personal sanitario que nos han cuidado y nos siguen cuidando en estos momentos tan preocupantes en los que vivimos. ¡GRACIAS A TODOS/AS!
Mi elección era clara, la tarta al whisky casera, está mucho más rica que la comprada y además queda super bonita, y queda ideal para celebraciones en cualquier época del año, porque no es una tarta muy fría. Tiene la textura ideal para comerla.
Si queréis ver el resto de recetas pinchad aquí.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
Ingredientes para un molde de 20cm:
Para la base:
     -   bizcocho para base de tartas al microondas (receta aquí)
Para el relleno: 
     -   75g de azúcar común
     -   40g de azúcar glas
     -   3 yemas de huevo
     -   3 claras de huevo
     -   65ml de leche
     -   7 g de gelatina neutra en polvo
     -   2-3 cucharadas soperas de agua fría
     -   40ml de whisky
     -   250g de nata para montar
Para el almíbar:
     -   30g de azúcar
     -   75 ml de agua
     -   un chorrito de whisky
Para la yema pastelera: 
     -   3 yemas de huevo
     -   1 huevo entero
     -   1cucharadita colmada de harina de maíz refinada (maizena)
     -   120ml de agua
     -   120g de azúcar
Para decorar:
     -   100g de nata para montar
     -   1 cucharada sopera colmada de azúcar glas
     -   azúcar para quemar
     -   almendra caramelizada
Hacemos el almíbar:
Ponemos el agua, el azúcar y el wisky al fuego y dejamos que hierva 1-2 minutos. Lo reservamos.
Hacemos la base: Como dice la receta aquí.
Colocamos el bizcocho recortado al tamaño del molde en el fondo del molde. Lo remojamos con el almíbar y lo reservemos.
Hacemos el relleno:
Ponemos en remojo en 3 cucharadas de agua fría la gelatina.
En un cazo ponemos las 3 yemas de huevo, 30 g de azúcar común y la leche. Mezclamos con las varillas y la calentamos en el fuego suave sin dejar de remover, procurando que no hierva. Cuando espese un poquito , lo retiramos del fuego y seguimos removiendo, añadimos el wisky y la gelatina hidratada, removemos y dejamos templar.
Montamos las claras a punto de nieve y le vamos agregando el resto del azúcar común, mientras batimos hasta formar un merengue espeso.
Montamos también la nata hasta que esté bien compacta junto con el azúcar glas.
Mezclamos la nata montada con la crema de wisky y cuando estén inegrados añadimos el merengue y mezclamos con movimientos envolventes.
Añadimos toda la crema al molde y lo metemos en el congelador hasta el día siguiente.
Hacemos la crema de yemas:
En un cazo ponemos las yemas, el azúcar, la maizena diluida en el agua y el huevo, junto con el azúcar, removemos un poco y lo llevamos al fuego. Dejamos que cueza removiendo continuamente hasta que espese.
Lo retiramos del fuego y dejamos que temple un poco, al menos hasta los 30ºC.
Sacamos la tarta del congelador y echamos la crema de yemas encima. La metemos otra vez en el congelador hasta el momento de serivirla.
Desmoldamos la tarta. espolvoreamos un poquito de azúcar por encima y la quemamos con un soplete. O podemos dejarla sin azúcar quemada. Cómo os guste.
Montamos la nata y cuando empiece a espesar añadimos el azúcar glas, seguimos batiendo hasta que espese completamente. La ponemos en una manga pastelera con boquilla rizada, y decoramos la tarta por encima y la espolvoreamos con la almendra crujiente. La volvemos a meter en el congelador hasta el momento de servirla.
¡Queda buenísima!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

9 comentarios

  1. Essa tarte de whisky esta divina , achei a base muito interessante.
    Boa semana

    ResponderEliminar
  2. Que rica y que buena pinta Julia, me encanta ese corte, vamos! que seguro esta mas rica que muchas que venden en las heladerías. Estupenda. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó esta receta, el toque de wisky o también fran; deseo compartir un Japanese Cheesecake que vi en el portal 1receta.de espero les guste:
    https://www.1receta.de/pastel/japanese-cheesecake/
    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa.!!!
    Julia te ha quedado de lujo.
    Menudo trabajo, pero bien merece la pena
    Madre mía cuantas cosas ricas habéis preparado.
    Me encanta como te ha quedado.
    Besossssss

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado perfecta, mil veces mejor que las industriales. Te la has currado bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Julia vaya pedazo de tarta, preciosa!!! Te puedes creer ue nunca la he hecho? Me llevo la receta y te dejo muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Vale! Para flipar, me encanta! Esta es sin duda una de mis recetas favoritas, me la guardo pero ya! y me quedo aquí!;)

    ResponderEliminar
  8. Qué pasada, Julia. Me encanta. No soy muy fino con la repostería, pero tengo que intentarlo con esta tarta. Gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa, vaya tarta maravillosa. No se podría encontrar una mejor en ninguna pastelería. Ya me gustaría tener el arte que tú tienes para la repostería. Un beso!!

    ResponderEliminar

Una de las mejores cosas de este blog, son tus comentarios!!
Gracias por pasarte y dejarme tus palabras. Es un placer leerlas...