Pollo al horno troceado de mi madre. Julia y sus recetas

Este pollo al horno troceado es la receta que más he comido durante años, y que por muchos que pasen nunca me canso de comerla. La receta de pollo al horno troceado de mi madre.
Hay muchas recetas de pollo al horno, pero esta es una de las más fáciles y con un resultado delicioso.
Se prepara en poquísimo tiempo y luego el horno termina de hacer el trabajo solito...no hace falta ni estar pendiente, lo programamos 30 minutos, le damos la vuelta y lo dejamos 30 minutos más...y ya está listo.
Por eso es ideal para hacerla tanto en verano como en invierno y siempre triunfarás con ella.'Está para chuparse los dedos!
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
Ingredientes:
     -   un pollo troceado en trozos grandes o muslos de pollo
     -   4-5 dientes de ajo
     -   1 pimiento verde
     -   3 hojas de laurel
     -   300ml de caldo de pollo o una pastilla de concentrado de pollo
     -   y cucharada sopera de pimienta en grano
     -   200ml de vino blanco
     -   2-3 patatas
     -   sal al gusto
     -   aceite de oliva virgen
     -   una pizca de azafrán en polvo o colorante
En el vaso de la batidora ponemos los ajos pelados crudos, el pimiento verde troceado y el vino blanco. Lo trituramos todo bien y añadimos el caldo de pollo o la pastilla de caldo con un poco de agua.
En una fuente de horno ponemos un chorrito de aceite, colocamos encima el pollo al que le hemos puesto un poco de sal. Añadimos las patatas peladas y cortadas en trozos grandes.
Añadimos las hojas de laurel, y la pimienta en grano. Le echamos por encima lo que hemos triturado.
Lo metemos en el horno precalentado a 180ºC y lo dejamos asar 30 minutos, le damos la vuelta y lo dejamos 30 minutos más.
¡Listo para comer! 
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de youtube
    
Galletas de mantequilla danesas. Julia y sus recetas
A quien no le gustan las galletas de mantequilla danesas... con su suave sabor ,crujientes y una delicada textura.
Creo que la mayoría de nosotros no podemos resistirnos a coger alguna de vez en cuando. Lo malo de probarlas es que no puedes parar de comerlas, están tan ricas!
Esta es la receta que os traigo hoy, la receta básica de las galletas de mantequilla danesas, muy sencillas de hacer, sobre todo si veis el paso a paso en el vídeo y muy rápidas de comer porque se acaban en poquísimo tiempo.
Ideales para la merienda de los niños y mayores o para el desayuno, no os las perdáis.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

Ingredientes:
     -   1 huevo M
     -   250g de harina común
     -   150g de mantequilla a temperatura ambiente
     -   110g de azúcar
     -   1 cucharada de levadura química , polvo de hornear
     -   1/2 cucharadita de esencia de vainilla
     -   2 sobres o 2 cucharadas de azúcar avainillada
     -   chocolate fundido para adornar
     -   cerezas para adornar
En un bol, ponemos el huevo, el azúcar normal y el azúcar avainillada. Lo batimos bien con las varillas hasta que blanqueen.
Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y seguimos batiendo hasta que se integre todo. Vamos añadiendo la harina poco a poco, mezclamos hasta incorporarla toda. 
Será una masa pegajosa, pero la metemos en la manga pastelera.
Formamos las galletas encima de un papel vegetal en la bandeja de horno. Les damos la forma que nos guste, adornamos algunas con las cerezas.
Las horneamos con el horno precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo, sin aire durante 7-7 minutos.
Cuando las veamos un poquito doraditas , las sacamos y las dejamos enfriar. Las podemos adornar con chocolate negro o blanco , coco rallado... como queráis.
Están tan ricas que seguro que las repetiréis más de una vez.
¿A que os apetece probarlas?
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de youtube
           

Llega el último Desafío en la cocina de esta temporada, nos tomamos unas vacaciones y en esta ocasión Toñi, del blog Que se cuece en mi cocina, nos lo ha puesto muy sencillo. 
Tenemos que hacer una ensalada que sea bien bonita y rica. Ideal para la temporada de verano, bueno, en realidad para todo el año, porque ensalada se come al menos en mi casa todos los días.
Así que aquí os dejo mi propuesta, una ensalada fresca, colorida y sabrosa con la que disfrutar este verano y todos los días del año. 
Si queréis ver el resto de ensaladas, pinchad aquí.
Ingredientes:
     -   300g de gambas o langostinos cocidos
     -   1 mango o caqui persimón
     -   1 aguacate
     -   1 cebolla pequeña
     -   1 endivia
     -   ralladura de 1 limón
     -   un poco de zumo de limón
     -   aceite de oliva virgen
     -   sal al gusto
     -   perejil picado fresco
Pelamos las gambas y las reservamos.
Pelamos el caqui o el mango, y lo troceamos en cuadritos.
Partimos la endivia en rodajas.
Partimos la cebolla en juliana y la maceramos con el zumo de limón durante unos 15 minutos. Así suavizamos el sabor de la cebolla.
Pelamos el aguacate y lo cortamos en láminas. Ponemos en la ensaladera , el caqui o el mango y el aguacate, añadimos las gambas y la cebolleta picada en juliana y escurrida, añadimos la ralladura de limón y un poco de jugo, ponemos la sal y el aceite de oliva, removemos bien.
La decoramos con el perejil picado por encima.
¡Está riquísima!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Costillas agridulces estilo chino. Julia y sus recetas
Vamos a comenzar la semana con un plato muy sabroso, unas costillas agridulces que harán que te chupes los dedos. Si eres como yo, de los que gustan de estos sabores orientales, seguro que este plato te va a encantar.
Encontraremos muchas recetas diferentes para hacer este mismo plato, pero yo os dejo las que más gustan en casa, sencillas, rápidas de hacer y con un resultado muy apetecible.
Aunque generalmente las costillas se suelen hacer al horno, hechas en la olla rápida, quedan igual de buenas y además ahorramos tiempo y dinero.  Ideales para poder disfrutarlas sin necesidad de encender el horno.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
Ingredientes:
Para cocer las costillas:
     -   1 hg de costillas de cerdo troceadas
     -   2 hojas de laurel
     -   aceite de oliva virgen, girasol o sésamo, el que os guste
     -   agua la necesaria
Para la salsa agridulce:
     -   1 diente de ajo
     -   3 cucharadas soperas de azúcar moreno
     -   2 cucharadas soperas de miel
     -   6 cucharadas soperas de ketchup
     -   3 cucharadas soperas de salsa de soja
     -   2 cucharadas de salsa Perrins
     -   1/2 cucharadita de pimienta molida
     -   1 vaso de agua
Partimos las costillas a lo largo. Las ponemos en la olla exprés, con el laurel y cubiertas de agua. Las dejamos cocer unos 15 minutos contados desde que la válvula empiece a girar. Las sacamos, las escurrimos y las reservamos.
Mientras se hacen las costillas. Hacemos la salsa.  En un cazo  ponemos el ajo crudo bien machacado, añadimos el resto de ingredientes de la salsa, el azúcar moreno, la miel, el ketchup, salsa de soja, salsa perrins, pimienta olida al gusto y el vaso de agua.
La removemos bien para que se mezcle todo y la dejamos hervir unos 5 minutos. La colamos para quitar los resto del ajo o posibles grumos.
Ponemos en el wok un poquito de aceite de girasol o de oliva o de sésamo, doramos las costillas un poquito por todos lados y añadimos la salsa que tenemos hecha. Las dejamos cocer unos 10 minutos, o hasta que veamos que la salsa ha espesado y ha reducido. Debe quedar espesita.
Yo le he puesto muy poquita  sal, pues con la salsa de soja ya lleva, pero eso lo dejo a vuestro gusto.
Las podemos servir con arroz blanco o fideos de arroz, os aseguro que os van a encantar. Una receta que me guardé para hacerla cuando la vi en el blog de Nuria, Con tu pan te lo comas y que encasa ha gustado muchísimo.
¡Deliciosas!
Quizás os apetezca también este vídeo y suscribiros a mi canal de Youtube.
Caramelo líquido casero. Julia y sus recetas
El caramelo líquido, es algo que hacemos muy a menudo, pero casi siempre se nos pone duro demasiado rápido, y si sobra hemos de tirarlo porque ya no sirve para otra ocasión.
Pues hoy vamos a hacer caramelo líquido del que no se pone duro, como el que compramos en el supermercado pero caserito.
Lo primero que has de saber y que seguro sabes , es que hay que tener mucho cuidado de no quemarnos cuando hacemos el caramelo, por lo tanto lo mejor es hacerlo con una manopla de cocina , así evitaremos las quemaduras y también que estemos pendientes de él, no dejarlo solo , se puede quemar y entonces será inservible.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
Ingredientes para 6 flaneras pequeñas:
     -   200g de azúcar normal
     -   4 cucharadas soperas de agua
     -   1 vaso de agua
En un cazo ponemos el vaso de agua a calentar. Que esté casi hirviendo, y la mantenemos así.
En otro cazo ponemos el azúcar y las 4 cucharadas de agua. Lo ponemos a fuego medio y dejamos que se haga el caramelo poco a poco, hasta que tome un color dorado no debe quemarse demasiado, se pondrá negro y amargará.
Cuando el caramelo esté dorado y con las manos cubiertas con los guantes de cocina, añadimos una cucharada sopera del agua que tenemos caliente, con cuidado, pues saldrá mucho vapor y puede salpicar el caramelo, seguiremos añadiendo de una en una, hasta poner 11 cucharadas más, removemos bien hasta que se incorpore bien el agua y quede un caramelo que al principio os parecerá muy clarito, pero cuando enfríe espesará, pero no se pondrá duro ni cristalizará.
Lo ponemos en un bote y lo podemos guardar durante más de 1 mes. Podemos hacer más cantidad y guardarla, solo hay que doblar los ingredientes tantas veces como cantidad queráis hacer.
La proporción de azúcar y agua es la siguiente: 6 cucharadas soperas de agua,  por cada 100g de azúcar.
¡Queda estupendo!
Quizás os apetezca también este vídeo y suscribiros a mi canal de Youtube.

Estas hamburguesas de ternera aliñadas al estilo americano, son las que más gustan en casa, porque son jugosas, y con un sabor delicioso. Además lo más importante es que sabemos lo que llevan, las compradas pueden estar muy buenas, pero la mezcla de carnes... deja mucho que desear.
Olvídate de comerlas en los restaurantes y anímate a hacerlas en casa, verás la diferencia de sabor y de calidad.
Puedes hacer una buena cantidad y congelarlas, así tendrás ricas hamburguesas en el momento en que las necesites y quedarán igual de buenas. Y si además haces los panecillos en casa, mucho más ricas te van a quedar.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
   
Ingredientes:
Para el aliño:
     -   500g de carne de ternera picada
     -   2 cucharadas soperas de ketchup
     -   1 cucharada sopera de mostaza
     -   1 cucharadita de orégano seco molido
     -   sal al gusto
     -   1/2 cebolla muy picadita
     -   pimienta molida al gusto
     -   1 cucharada sopera de pan rallado
     -   1 huevo M
Para acompañarla:
     -   queso en lonchas
     -   tomate
     -   lechuga
     -   ketchup
     -   mostaza
     -   patatas fritas (opcional)
En un bol, ponemos la carne, le ponemos un poco de sal y pimienta molida. Añadimos el orégano molido, el ketchup, la mostaza, la cebolla muy picadita, yo la pico con la picadora, el pan rallado y el huevo.
Lo mezclamos todo muy bien, lo tapamos con film transparente y lo dejamos reposar 1 hora.
Cogemos porciones de la masa y le damos forma a las hamburguesas del tamaño que más nos guste.
Las hacemos a la plancha y las acompañamos de lo que queráis, tomate, lechuga, queso... a vuestro gusto.
¿A que os apetece una?
Quizás os apetezca también este vídeo y suscribiros a mi canal de Youtube.
Tomates en conserva al baño maría. Julia y sus recetas
Cuando llega el verano y hay abundantes hortalizas y a muy buen precio es cuando yo suelo hacer las conservas
Sobre todo las conservas de tomates. Son ideales para tener tomates durante todo el año, y aunque hoy día hay tomates en los supermercados en cualquier época, la calidad y el precio no es la misma.
Esta vez me he adelantado un poco, porque en La cocina TS, Rosa, del blog Un toque de canela, nuestra anfitriona de este mes, nos han invitado a hacer conservas de forma tradicional, #tetengoenelboteTS.

Yo he visto a mi madre y mis abuelas toda la vida conservar los tomates, "embotellar" es como lo llamaban ellas, mi padre siempre tuvo un buen huerto y la cosecha de tomates era abundante, por lo que tocaba hacerlos en conserva.
Os dejo la forma en que lo hace mi madre, muy sencilla y con un resultado estupendo.
Si queréis ver el resto de recetas pinchad aquí.
Ingredientes:
     -   2-3 kg de tomates rojos y maduros, yo suelo usar el tomate pera
     -   agua
     -   tarros de cristal herméticos
Primero hay que esterilizar los tarros de cristal, y para ello podemos hervirlos tanto los tarros como las tapas en agua durante 15 minutos, los sacamos, dejamos que escurran encima de un trapo limpio.
Tenemos que lavar y pelar los tomates. Una vez bien limpios, les hacemos un corte en forma de cruz en la punta del tomate y los escaldamos en agua hirviendo unos segundo, cuando veamos que la piel se despega un poquito del corte que les hemos hecho los sacamos, los dejamos enfriar en agua fría y veréis que se pelan perfectamente.
Una vez pelados, podemos dejarlos enteros o trocearlos. Yo suelo trocearlos. Los metemos en los tarros esterilizados y los apretamos bien para que no quede ningún hueco con aire. Si vemos que no tenemos suficiente caldo para cubrir todos los huecos, trituramos uno o varios tomates y rellenamos los botes. Los tapamos y apretamos bien la tapa.
Los metemos en una olla, los cubrimos con agua y los llevamos al fuego. Cuando empiece el agua a hervir, los dejamos hirviendo durante 15-20 minutos si son botes pequeños, unos 30 minutos si son grandes. Apagamos el fuego y los dejamos enfriar dentro de agua.
Los sacamos y ya están listos para durar varios meses.
¡Quedan estupendos!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube
Panna cotta de galletas maría y cacao. Julia y sus recetas
La panna cotta es un postre italiano muy conocido en todo el país. Es un postre hecho con nata cocida, muy simple, pero delicioso.
Un postre que aunque en su base solo lleva crema de leche y gelificantes, puede ser muy variado porque admite gran cantidad de sabores , por lo que es un postre que se puede adaptar a niños y mayores y que gustará a todos.
Hoy os dejo una panna cotta de  galletas maría y cacao que está de rechupete. Nos recuerda a esos desayunos del colacao y galletas que tantas veces hemos comido antes de ir al cole.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
Ingredientes para 6 individuales:
     -   200 ml de crema de leche, nata
     -   250 ml de leche
     -   7 galletas maría o similar
     -   40g de colacao o Nesquik
     -   2 hojas de gelatina neutra (3g)
     -   3-4 cucharadas soperas de azúcar
     -   nata montada para acompañar (opcional)
Ponemos la gelatina en remojo en agua fría.
En un cazo, ponemos la nata y la leche, junto con el azúcar, la ponemos a fuego medio y cuando esté caliente añadimos el Colacao o Nesquik.
Cuando empiece a hervir la retiramos del fuego y añadimos las galletas y la gelatina escurrida.
Lo trituramos todo bien con la batidora y lo repartimos en moldes.
La dejamos enfriar y la metemos en el frigorífico al menos 4 horas, mejor de un día para otro.
La desmoldamos, si en en moldes de silicona, se demosldará fácilmente, si no, tendréis que meter el culito de los moldes unos segundos en agua caliente y se desmoldarán mucho mejor.

Podemos adornarla con hilos de chocolate blanco derretido y nata montada. Como a vosotros os guste.
¡Queda riquísima!
Quizás os apetezca también este vídeo y suscribiros a mi canal de Youtube.
Sopa fría de melón. Julia y sus recetas

Esta es una de esas receta que repito mucho en verano, bien porque me salga algún melón un poquito soso o porque nos gusta mucho...y sienta de maravilla a cualquier hora del día...
La sopa fría de melón con jamón, lo mismo te sirve de entrante, que de piscolabis cuando te entra el gusanillo en un momento determinado del día...
¡Su sabor dulce-salado es delicioso!
Ingredientes:
     - 500g de melón
     - 1 yogur natural sin azúcar
     - ½ cartoncillo  de nata liquida
     - Jamón serrano en lonchas
     - Una pizca de sal
Se pone el melón troceado, el yogur y la nata junto con una pizca de sal en la batidora y se trituran bien, se cuela si no os gusta encontraros algún grumo. Yo la dejo tal cual. 
Se pone el jamón entre dos papeles vegetales y se mete al horno 15 minutos hasta que esté crujiente. Servimos la sopa en un cuenco y la acompañamos con el jamón.
Se sirve bien fresquita.
¡Deliciosa!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube