Bizcocho de nata y manzana con cobertura de almendra. Julia y sus recetas
No hay nada que me guste más que un buen bizcocho casero para los desayunos o meriendas. Tengo una gran colección de bizcochos en el blog, de todas formas y sabores, pero no me canso de hacerlos.
Este de hoy bizcocho de nata, manzana y cobertura de almendras es una delicia, jugoso , húmedo y esponjoso a la vez. No os lo podéis perder.
Lo he hecho para el desafío en la cocina de este mes. Nuestra desafiadora  M.Luz, del blog Trasteando en mi cocina, nos lo ha puesto muy fácil. 
Solo nos ha pedido que sea un bizcocho diferente al de siempre. Y a mi me ha parecido ideal este rico bizcocho con esa cobertura tan buena.
¿Qué os parece a vosotros? El resto de recetas las podéis ver aquí.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
Ingredientes para un molde de 22 cm:
Para el bizcocho:
     -   150g de azúcar
     -   3 huevos M
     -   200ml de nata líquida
     -   200g de harina común
     -   15g de levadura química en polvo (polvo de hornear)
     -   1 manzana rallada
Para la cobertura:
     -   120g de almendra laminada
     -   100g de mantequilla
     -   100g de azúcar
     -   50ml de leche
Hacemos primero el bizcocho:
En un bol, ponemos los huevos con el azúcar y los batimos con las varillas hasta que blanqueen y doblen su volumen.
Añadimos la nata y la manzana rallada, mezclamos y añadimos la harina tamizada con la levadura. Mezclamos hasta que todo esté integrada y lo ponemos en el molde untado con mantequilla y harina .
Lo horneamos con el horno precalentado a 180ºC durante 25 minutos.
Mientras, hacemos la cobertura:
Ponemos la leche, el azúcar y la mantequilla al fuego y lo dejamos que hierva 1-2 minutos. Lo retiramos del fuego y le añadimos la almendra laminada. Lo dejamos reposar hasta que saquemos el bizcocho.
Sacamos el bizcocho , le ponemos la cobertura de almendra por encima y lo volvemos a meter en el horno durante 10 minutos a la misma temperatura. 
Cuando veamos que las almendras doran un poquito por arriba , lo sacamos y dejamos enfriar.
Una vez frío podemos espolvorearlo con azúcar glas por encima...
¡Te recomiendo que lo pruebes!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube
    
Trufas de coco y leche condensada. Julia y sus recetas
Si eres amante del coco, estas trufas de coco y leche condensada te van a encantar, son facilísimas de hacer y una opción diferente a las clásicas de chocolate.
Estas trufas son un bocado dulce delicioso y ligero, para después de una comida copiosa, te comes una o dos y te quedas estupendamente y nada pesada.
Y no tiene que ser un dulce que solo se tome en Navidad, también son ideales para celebraciones, como las mesas dulces de las comuniones o bautizos... son facilísimas, con solo 2 ingredientes y se hacen en poquísimo tiempo.
Ingredientes:
     -   3 cucharadas de leche condensada
     -   65g de coco rallado
Mezclamos el coco con la leche condensada. Lo dejamos reposar unos 30 minutos en el frigorífico, para que el coco se hidrate y la masa quede más espesa. 
Cogemos porciones con una cucharilla y hacemos bolitas con las manos, del tamaño que nos guste. 
Yo las prefiero pequeñitas, de bocado. Las rebozamos en más coco rallado.
Las dejamos en el frigorífico hasta el momento de servirlas. A mi me han salido 14 trufas pero eso depende de lo grandes que las hagas.
Si te apetece hacer más cantidad , dobla los ingredientes.
¡Una delicia!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de youtube
      
Crema de espinacas. Julia y sus recetas
Las espinacas son un alimento muy nutritivo y rico en hierro, pero, no a todos les gustan...
¿Habéis probado alguna vez a tomarlas en crema?. Es una opción muy saludable y sabrosa para una alimentación sana.
En casa comemos bastantes espinacas, nos gustan cocinadas casi de cualquier forma, en pastel, salteadas, esparragadas...
Hoy las tomamos en crema, acompañadas de unos picatostes para darles un puntito crujiente. 
Ingredientes:
     -   400g de espinacas frescas o congeladas
     -   4 dientes de ajo
     -   200 ml de leche
     -   200 ml de agua
     -   2 quesitos o 2 cucharadas de queso crema
     -   pimienta molida al gusto
     -   sal al gusto
     -   aceite de oliva virgen
Ponemos un poquito de aceite en una cazuela y sofreímos los ajos pelados y picados en láminas. 
Cuando estén dorados añadimos las espinacas.
Dejamos que se sofrían unos minutos, añadimos la leche y el agua y dejamos que cuezan unos 10 minutos. Le ponemos sal y pimienta molida al gusto.Le añadimos el queso y las trituramos bien.
Las servimos acompañadas de tostones de pan frito.
¡Está muy rica!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

  
Normalmente los flanes los hacemos con huevo y leche, son los clásico, los de toda la vida. Y los que encontramos en los supermercados suelen tener huevo o trazas de él. 
Las personas intolerantes al huevo no pueden tomarlos y es una pena, pero hacerlos en casa no tiene ninguna dificultad y menos con éste, sin huevo, sin horno y sin microondas. En poquísimo tiempo lo tienes hecho y solo hay que disfrutarlo bien fresquito.

Esta es la propuesta de este mes de la cocina Ts, hacer un plato típico español que no lleve huevo, pero no un plato cualquiera sino uno que en su receta original si que lo lleve. Se trata de sustituir el huevo por otro ingrediente, en este caso por la gelatina que hará de espesante. Por eso este flan de vainilla sin huevo es ideal para esas personas. #aquínohayhuevosTS. 
Y también para los celiacos, pues no lleva harina. 
 Si queréis ver el resto de recetas pinchad aquí.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

Ingredientes:
     -   400ml de leche entera
     -   150g de azúcar
     -   4 hojas de gelatina neutra - 6g en polvo
     -   piel de 1 limón
     -   1 palito de vainilla
     -   1 cucharadita de esencia de vainilla
     -   caramelo líquido (receta aquí)
Ponemos la gelatina en remojo en agua fría durante 5 minutos.
Hacemos el caramelo como dice la receta y lo ponemos en el molde que vamos a utilizar.
Ponemos la leche en un cazo al fuego con la piel de limón, la vaina de vainilla y el azúcar.
La dejamos hasta que empiece a hervir, la retiramos del fuego y añadimos la esencia de vainilla y la gelatina escurrida. Mezclamos y dejamos templar 5 minutos. Retiramos las pieles de limón y la rama de canela.
Lo echamos en el molde encima del caramelo y lo dejamos enfriar en el frigorífico al menos 4 horas o hasta el día siguiente.
Lo desmoldamos y servimos acompañado de lo que más nos guste, fruta fresca, nata montada, crujientes de caramelo...
¡Está delicioso!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Garbanzos con pupo y tomate frito. Julia y sus recetas

Aunque aún hace un poquito de calor, vamos a ir dando la bienvenida al otoño con un rico plato de legumbres, unos deliciosos garbanzos con pulpo y tomate frito que bien puede ser una comida completa o una tapita rica para acompañar esa cervecita con los amigos.
Para hacer esa receta podemos comprar los garbanzos ya cocidos o cocerlos en casa poniéndolos en remojo la noche anterior, también podemos aprovechar los restos de garbanzos que nos han sobrado del cocido o de cualquier potaje de garbanzos, bien escurridos de su caldo original. Lo mismo con el pulpo, yo lo he comprado ya cocido y así ahorro tiempo a la hora de hacer el plato.
Además esta entrada trae un SORTEO, sigue leyendo hasta el final y PARTICIPA!!
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
Ingredientes:
     -   400g de garbanzos cocidos
     -   300g de tomate frito estilo casero Hida
     -   300g de pulpo cocido
     -   1 cebolla pequeña
     -   3 dientes de ajo
     -   sal al gusto
     -   pimienta molida al gusto
     -   1 cucharadita de perejil picado
     -   1 cucharadita de cúrcuma
     -   1 cucharadita de cominos molidos
     -   una pizca de cayena molida (opcional)
   
     -   aceite de oliva virgen
Picamos la cebolla y los ajos en trocitos pequeños. Los sofreímos en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Cuando estén dorados, añadimos los garbanzos escurridos, junto con las especias, el perejil, la cúrcuma y los cominos y la cayena si nos gusta un poquito Picante.
Lo mareamos todo uno o dos minutos y añadimos el pulpo troceado, removemos y añadimos el tomate frito Hida.
Lo dejamos cocinar todo unos 3-4 minutos y ya están listos para disfrutar. Los servimos espolvoreados con un poquito de perejil picado.
¡SORTEO! "Descuida, tengo Hida"

Para hacer esta receta he utilizado el tomate frito estilo casero de Hida, porque además de estar buenísimo y estar hecho con productos naturales, ahorro tiempo en el cocinado, ya que solo tengo que abrir un bote y echarlo a la comida.
Me encanta usarlo porque se que todos sus sofritos están hechos con verdura frescas seleccionadas y recién cosechadas para que sus productos sean lo más naturales posible, vamos, más o menos como los hacían nuestras abuelas en casa, porque además no tienen ni conservantes, ni aditivos.
Para que podáis comprobar los que os digo, os propongo un SORTEO en mi INSTAGRAM habrá 2 ganadores, de 2 LOTES DE  12 PRODUCTOS HIDA. Solo tenéis que ir a mi instagram, SEGUIR mi perfil y el de Hida,  dejáis un comentario nombrando  a dos perfiles amigos y poner estos dos  hashtag: #Descuida,tengohida y #JuliaTieneHida.
Solo península. Duración 7 días. Desde hoy día 9 de Octubre de 2019,  hasta el día 15 de Octubre de 2019, hasta las 12 de la noche.
PODÉIS CONSULTAR LAS BASES LEGALES AQUÍ.
¡PARTICIPA!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Berenjenas estilo chino. Julia y sus recetas
Cuando hablamos de comida china, casi siempre pensamos en el pollo al limón, ternera con pimientos pollo agridulce... pero pocas veces pensamos en verduras al estilo chino.
Pues hoy os traigo unas berenjenas estilo chino muy ricas y sorprendentes. En casa nos han encantado y ya las he hecho varias veces, son muy facilitas de hacer y el resultado es muy bueno.
Una forma distinta de comer las berenjenas, un plato rápido, saludable y sencillo de hacer.
Ingredientes:
     -   4 berenjenas
     -   5 dientes de ajo
     -   1 cucharadita de harina de maíz refinada, maizena
     -   10g de piñones
     -   sal al gusto
     -   arroz blanco para acompañar
     -   aceite de girasol o sésamo
Para la salsa:
     -   6 cucharadas de salsa de soja
     -   1 cucharada de vinagre de arroz
     -   50 ml de agua
     -   1 cuchadita de maizena
     -   1/2 cuchardita de jengibre en polvo
     -   1 pizca de cayena molida (opcional)
Lavamos las berenjenas y las partimos en cubos grandes. Las ponemos en agua con sal durante 30 minutos. Las escurrimos.
Cocemos el arroz con agua y un poco de sal hasta que esté al dente. Lo escurrimos y reservamos.
Mientras, hacemos la salsa:
En un cazo mezclamos la salsa de soja, el vinagre, el agua la cucharadita de maizena y el jengibre, y la cayena, si las queremos un poquito picantes.
Escurrimos las berenjenas y las mezclamos con la cucharada de harina de maíz, las removemos bien.
En el wok ponemos un poquito de aceite de girasol o de sésamo, yo suelo mezclarlos los dos, cuando esté caliente añadimos los ajos picaditos, los doramos un poco y añadimos las berenjenas y las freímos durante 10 minutos más o menos.
Le echamos la salsa que tenemos mezclada y lo dejamos cocinar todo junto unos 2-3 minutos.
Las servimos con el arroz y los piñones espolvoreados por encima.
¡Muy ricas!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Phoskitos caseros. Julia y sus recetas
Hoy os traigo unos pastelitos clásicos de la bollería industrial, los phoskitos, pero hechos en casa. Mucho más sanos, más ricos y super fáciles de hacer.
En realidad se trata de un típico brazo de gitano , cortado en rodajas y cubierto de chocolate. Así que no les tengáis miedo porque además de ricos, son facilísimos.
Como siempre digo cuando se trata de hacer la versión casera de la industrial, por ejemplo,  estos bollycaos caseros o los donuts... no esperéis que tengan el mismo sabor y textura que los comprados, éstos están mucho mejor, y no llevan ni colorantes, ni conservantes ni aditivos, por lo que son mucho más sanos.
Animaos a hacer bollería casera para las meriendas de vuestra familia.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
Ingredientes:
Para el bizcocho:
     -   4 huevos L
     -   80g de harina
     -   70g de azúcar
     -   50g de leche
     -   50g de aceite de girasol
Para el relleno:
     -   200ml de nata para montar
     -   200g de queso mascarpone
     -   100g de azúcar glas
     -   1 cucharadita de esencia de vainilla
Para la cobertura
     -   200g de chocolate negro de cobertura
     -   60g de agua
     -   50g de mantequilla
Hacemos el bizcocho:
Separamos las claras de las yemas.
Batimos las claras con la mitad el azúcar hasta formar un merengue que haga picos. 
Batimos las yemas con el resto del azúcar hasta que blanqueen. Añadimos el aceite y la leche y mezclamos, ponemos la harina tamizada y mezclamos. Por ultimo añadimos las claras montadas con movimientos envolventes.
Lo echamos en la bandeja de horno cubierta con papel de hornear y lo horneamos con el horno precalentado a 170ºC con calor arriba y abajo, sin aire unos 8 minutos.
Lo sacamos, lo despegamos y lo enrollamos en un papel nuevo o en un paño limpio, dejamos que temple  mientras hacemos la crema del relleno.
Crema del relleno:
Montamos la nata con el azúcar glas hasta que esté espesa. Añadimos el queso mascarpone y batimos hasta incorporarlo bien junto con la esencia de vainilla.
Rellenamos el bizcocho y lo enrollamos bien apretado con el mismo papel. Lo dejamos en el frigorífico 2-3 horas.
Hacemos la cobertura:
Derretimos el chocolate en el microondas junto con la mantequilla y el agua. Lo mezclamos bien todo.
Desliamos el bizcocho y lo cortamos en rodajas de 1,5 cm de grosor. Los colocamos encima de una rejilla y los cubrimos con el chocolate templado, nos ayudamos con una espátula para cubrirlos por todos lados. Los dejamos enfriar y los metemos en el frigorífico para que solidifique bien.
Listos para disfrutarlos.
¡Están deliciosos!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube
Cómo hacer una table de quesos. Julia y sus recetas
El queso es un producto muy agradecido cuando queremos organizar un aperitivo en casa, lo mismo sirve para una ocasión informal o para planificar una cata especial con nuestros invitados. Por eso es muy importante tenerlo claro a la hora de planificar una tabla de quesos. 
Cada vez hay más gente que se anima a prepararlas en ocasiones especiales o festividades como Navidad  y para hacer una buena tabla, tenemos que tener en cuenta varias cosas, entre ellas el nº de invitados, la época del año y las variedades de queso que queremos poner.
No hay un nº determinado de quesos  ni de variedades establecida, pero como mínimo se han de poner ente 5 y 10 variedades diferentes, desde los quesos frescos hasta los más curados y cremosos. No solo debemos poner los que son de nuestro gusto sino que debemos aprovechar para descubrir nuevas variedades.
En cuanto a la forma de servirlos y de cortarlos, hemos de tener en cuanta que cada queso pide un tipo de corte y presentación por lo que hay que tener en cuenta siempre la opinión de los profesionales. Aunque teniendo algunas nociones básicas se puede presentar una buena tabla. Los quesos tiernos, semicurados o duros se pueden presentar en cuña o en rectángulo, los blandos y untables se sirven en tarrinas, para untarlos sobre tostas o galletas saladas. Los más viejos o maduros se cortan en láminas finas y los más duros se sirven en lascas o trozos irregulares.
Una vez cortados los quesos los podemos acompañar de una selección de panes, galletas saladas, mermeladas, compotas, dulce de membrillo, frutas frescas y secas...
Y sobre todo saber que el frío de la nevera mata el sabor del queso por lo que el queso se debe servir siempre a temperatura ambiente.
La forma de presentación generalmente sobre una tabla de madera grande si se trata de pocas personas  o individuales si es para muchas personas. Se comenzará degustando primeros los quesos suaves y dejaremos los más intensos para el final.
En cuanto al maridaje, los quesos se pueden acompañar de agua mineral y de vinos blancos, espumosos y frescos, jóvenes , suaves y untuosos, de aroma suavemente florar, que dará a nuestra tabla de quesos su toque especial.
¡Buen provecho!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Coca de calabaza. Julia y sus recetas
Estamos en temporada de calabazas, y podemos disfrutarla de muchas maneras, tanto en platos salados como la crema de calabaza , como en dulce. En esta tarta queda riquísima y en los buñuelos , una maravilla.
Pero hoy os la traigo en una deliciosa coca de calabaza, muy típica del levante español, pero que ya se prepara en toda España.
Es una coca, tierna, esponjosa y muy suave y con un delicioso olor y sabor a canela. Un bocado dulce al que no te podrás resistir.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
Ingredientes para un molde de 30x20cm:
     -   250g de calabaza limpia
     -   250g de harina
     -   3 huevos
     -   140g de azúcar
     -   100ml de aceite de oliva virgen
     -   2 sobres de gaseosa u 8g de polvo de hornear
     -   azúcar y canela para espolvorear
Pelamos la calabaza la trituramos y la metemos al microondas 8 minutos a máxima potencia 800w. Si tu microondas es menos potente debes tenerla unos minutos más , hasta que esté totalmente cocida. También puedes asarla al horno si no tienes microondas.
Las sacamos y trituramos con un tenedor o con la batidora. La dejamos enfriar.
En un bol, ponemos los huevos con el azúcar y los batimos hasta que blanqueen y doblen su volumen. Añadimos el aceite de oliva y la calabaza triturada.
Por último añadimos la harina tamizada con las gaseosas o impulsor y mezclamos bien.
Forramos el molde rectangular con papel de horno un poquito humedecido con agua , para que tome mejor la forma y echamos la masa.
Mezclamos 2 cucharadas de azúcar con una de canela molida y espolvoreamos abundantemente por encima.
La horneamos con el horno precalentado a 180ºC con aire 20-25 minutos. Si no ponemos aire debemos dejarla unos 40 minutos.
La sacamos, dejamos que temple y la desmoldamos. Una vez fría, ya podemos disfrutarla.
¡Queda buenísima!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube