Las alitas de pollo son una de las opciones más usadas del pollo. Por su precio, son muy económicas y por su versatilidad en la cocina. En el blog podíes ver diferentes recetas, con miel, con sal y limón, a la barbacoa...

Hoy os las dejo cal horno y con un toque marroquí, van espolvoreadas con ras el hanout y quedan buenísimas.

A pesar de que las asociamos muchas veces con la comida rápida debido a que las hacemos fritas, se puede disfrutar de ellas de forma más sana y ligera como es al horno. Esta es una excelente opción uqe os recomiendo por lo bien que quedan.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

    

Ingredientes:

     -   1 kg de alitas de pollo

     -   3-4 dientes de ajo

     -   2 hojas de laurel

     -   1-2 limones

     -   1-2 cucharaditas de ras el hanout

     -   1 cucharadita de orégano seco

     -   sal al gusto

     -   aceite de oliva virgen

Ponemos un poquito aceite en una bandeja de horno. Colocamos las alitas y les ponemos un poco de sal.

Las rociamos con el zumo de limón y le ponemos unas rodajas  distribuidas entre las alitas. Les ponemos unas hojas de laurel y unos ajos cortados en rodajas.

Las espolvoreamos con oréganos seco y un poco de ras el hanout y las horneamos con el horno precalentado a 200ºC, con calor arriba y abajo unos 30-40 minutos, dándole la vuelta a mitad de la cocción. El tiempo dependerá de cada horno y de cómo os gusten de doradas.

Las servimos con la salsa que más os guste y con la guarnición que os apetezca, yo las he acompañado con zanahoria horneada a la vez que ellas.

¡Están buenísimas!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube





Manjar blanco. Postre medieval. Julia y sus recetas

El manjar blanco o menjar blanc, es un dulce de origen medieval. La receta original se preparaba con pollo, almidón de arroz, almendra, azúcar y otros ingredientes.

En la actualidas es una crema dulce hecha con leche de almendra,  aromatizada con canela y piel de limón que se toma como postre. Se consume mucho en la zona de Tarragona y Baleares y más moderadamente en el resto de la Cataluña española y francesa y también en la zona de Aragón.

El manjar blanco español, no tiena nada que ver con el que se suele hacer en países como Bolivia, Colombia, Ecuador y otros más, ese se hace cociendo la leche pura con azúcar hasta que toma un color dorado, como el dulce de leche. 

Pues este ha sido el primer desafío en la cocina de esta temporada. Propuesto por Toñi (Que se cuece en mi cocina), un dulce  parecido a unas natillas hechas con leche de almendras y harina de arroz. Sin gluten y sin lactosa. Pefecto para ese tipo de intoleantes. 

Para ver el resto de recetas pincha aquí.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

 

Ingredientes:

     -   1 litro de leche de almendras (receta aquí)

     -   180g de azúcar

     -   50g de harina de arroz o almidón de maíz

     -   2 palos de canela

     -   1 piel de limón

     -   canela en polvo para espolvorear

     -   almendra picada para decorar

Diluimos la harina de arroz en un poco de la leche de almendras. La reseramos.

El resto de la leche, la ponemos en una olla junto con las ramas de canela , la piel de limón y el azúcar. La ponemos en el fuego y cuando empiece a hervir añadimos la harina que hemos diluido en la leche de almendras. 

La dejamos al fuego hasta que empiece a hervir y haya espesado un poco. La retiramos del fuego, retiramos las rams de canela y la piel de limón y la repartimos en cuencos.

Dejamos que enfríe y la ponemos en el frigorífico. Antes de servirla la espolvoreamos con canela molida y almendras picadas.

¡Queda muy rica!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube




¿Os gustan las hamburguesas? En casa si que nos gustan, pero principalmente las caseras, tanto el pan como la hamburguesa suelo hacerla yo.

Hoy os dejo unos ricos panecillos de hamburguesa, pero integrales, quedan esponjosos y tiernos, aunque de aspecto un poco más rústico que el normal.

Es una receta sencilla, sin ninguna complicación y que queda perfecta, para congelar, si es que te sobra alguno. Yo suelo hacer el doble de cantidad para poder congelarlos y tener en el momento en que los necesite.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

    

Ingredientes para 4 panecillos:
     -   280g de harina integral
     -   7g  de levadura seca de panadero  o 15 g de levadura fresca de panadero
     -   150g  de leche tibia
     -   20g de azúcar (1 cucharadita)
     -   1 cucharadita de sal
     -   1 huevo
     -   50g de mantequilla
     -   15g de queso en polvo
     -   1 yema de huevo para pintar
     -   semillas de sésamo

Diluimos la levadura en la leche templada. 

En la cubeta de la amasadora ponemos la harina y la  sal, removemos un poco con la paleta y añadimos la mantequilla a temperatura ambiente, el queso rallado, el huevo y el azúcar. 

Añadimos la leche donde hemos diluido la levadura, y empezamos a amasarla. La dejamos amasar hasta que veamos que se forma una masa elástica, unos 6-7 minutos de amasado. Será una masa un poquito pegajosa y tendremos que manipularla con las manos untadas en un poco de aceite.

Sacamos la masa, si se pega en las manos, nos las untamos con unpoquito de aceite para manejarla mejor, amasamos un poquito en la mesa, hacemos una bola y la tapamos, la dejamos reposar hasta que doble su volumen, en un sitio cálido. Yo caliento el horno a 50ºC, unos minutos, lo apago y meto la masa. Así leva más rápido

Pasado este tiempo la sacamos y dividimos en cuatro trozos iguales. 
Formamos las bolitas y las colocamos encima de papel de horno en una bandeja de horno.
Las dejamos levar tapadas hasta que doblen su volumen, más o menos 1 hora en un lugar cálido. Yo caliento el horno a 50ºC, unos minutos, lo apago y meto los bollitos.

Los pintamos con agua y los espolvoreamos con el sésamo.
Precalentamos el horno a 180º y metemos los panecillos y los horneamos al menos 25-30 minutos sin aire con calor arriba y abajo.

De forma tradicional: 
Diluimos la levadura en la leche tibia, tanto si es la seca , como la fresca.
En un bol ponemos la harina, hacemos un hueco en el centro y añadimos la leche con la levadura, el huevo y el azúcar. Mezclamos y añadimos la sal y la mantequilla a temperatura ambiente y el queso rallado.

Amasamos bien hasta conseguir una masa compacta y elástica, aunque se pegará un poquito en las manos.
El resto todo igual que con amasadora.

¡Quedan estupendos!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube



La leche de almendras, no es solo un alimento de moda. Desde hace cientos de años es un producto muy utilizado. Su uso se remonta al siglo XIII, en un libro de cocina iraquí, donde se explica como se hace.

También se usaba como una alternativa a la leche de vaca en época de cuaresma, cuando se prohibía el consumo de productos de origen animal.

En la actualidad, es demandada como alternativa a la leche sin lactosa para los intolerantes, y por eso se está  convirtiendo en un producto muy comercial.

Si la hacemos en casa aún es más sana, libre de aditivos y de azúcares añadidos.

Hoy os dejo la receta básica, compuesta por solo dos ingredientes, almendras crudas, no valen las tostadas, y agua, pero si queréis podéis añadirle edulcorantes naturales como los dátiles, o aromas naturales como la canela o la vainilla.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

    

Ingredientes:

     -   300g de almendras crudas con o sin piel

     -   1 litro de agua 

Ponemos las almendras en remojo en agua fría durante 6-8 horas. Yo las he dejado toda la noche.

Las lavamos bien con agua limpia y las escurrimos.

Las colocamos en un recipiente profundo y vamos añadiendo el agua poco a poco mientras vamos batiendo con la batidora o si tenéis un procesador de alimentos lo hacemos en él.

Batimos hasta que quede una mezcla homogénea y lo más fina posible.

Las colamos con una gasa o malla fina, un colador fino o un filtro para café, lo que tengáis en casa. Presionamos bien para que salga todo el líquido.

La ponemos en una botella y la metemos en el frigorífico. Lista para consumir.

La pulpa que os ha quedado, la podéis usar para sustituir parte de la harina en bizcochos, magdalenas, bases de tarta, galletas...la podéis  congelar y usarla en el momento en que os apetezca.

¿Os apetece probarla?, ¡está deliciosa!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Mejillones tigre. Julia y sus recetas

Para hoy, tenemos una receta que podemos preparar con anterioridad, e incluso podemos tener congelada. Unos mejillones tigre, que aunque se supone de origen gallego, es muy popular y se hace en toda España.

Se les llama tigres, porque  la receta original era picante, cosa que dejo al gusto del consumidor, yo los prefiero sin picante. Es una de las tapas más conocidas y demandadas en los bares.

Esta es la receta que he decidico hacer para la iniciativa de este mes de la Cocina TS, donde nuestra anfitriona Noemi del blog Todocooking, nos invita a cocinar recetas con moluscos, mariscos o pescados típicas españolas. #marineroentierraTS.

Si queréis ver el resto de recetas pinchad aquí.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

     
Ingredientes:
     -   12-15 mejillones 
     -   1/2 cebolla pequeña 
     -   1 trozo de pimiento verde
     -   2 dientes de ajo
     -   2 cucharadas soperas de tomate fríto
     -   unas gotas de tabasco (opcional)
     -   2 cucharadas soperas de ceite de oliva virgen
     -   2 cucharadas soperas de harina todo uso
     -   180 ml de leche
     -   sal al gusto
     -   pimienta molida al gusto
     -   nuez moscada al gusto
Para rebozar:
     -   huevos
     -   harina 
     -   pan rallado
     
Primero, limpiamos bien las conchas de los mejillones. Los ponemos en una cazuela con un poquito de agua y sal , los tapamos y dejamos que se abran.
Los sacamos y dejamos enfríar. Les quitamos la carne de mejillón y guardamos una de las conchas, la que más bonita sea.
Picamos con un cuchillo la carne de mejillón y la reservamos.
Picamos muy picadita la cebolla, los ajos y el pimiento. Yo lo hago con la picadora.
En una sartén, ponemos un poquito de aceite y freímos la cebolla y los ajos y el pimiento picaditos. cuando doren, añadimos la carne de los mejillones, le damos unas vueltas y añadimos el tomate frito y el tabasco, si los queremos picantes, si no, no es necesario ponerlo.

 Añades la  harina, remueves para que se tueste un poquito y vas añadiendo la leche poco a poco hasta que espese . Le pones las especias (pimienta y nuez moscada a tu gusto) y rectificas de sal. 
La retiramos del fuego y dejamos que se enfríe . 
Una vez fría, con una cuchara vamos rellenando los mejillones, bien rellenos , que tengan un poco de "barriguita", así quedan más bonitos y ricos.
Pasamos la parte de la bechamel por harina, huevo y pan rallado y los freímos en abundante aceite caliente solo por la parte del rebozado.
Los sacamos dejamos que escurran y listos para disfrutarlos.
Son unos mejillones muy sabrosos, ideales para un entrante o aperitivo. Aunque acompañados de una ensalada son un plato perfecto.
¡Quedan muy ricos!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube




Bizcocho integral de boniato a la canela. Julia y sus recetas
Hoy comparto con vosotros una receta que nos ha gustado mucho en casa. Un rico bizcocho de boniatos con canela, donde el color y el aroma son los protagonistas,  quizás porque pronto entraremos en el otoño y este tipo de colores y aromas nos los recuerdan.
Comienza la temporada de los productos otoñales y aunque los podemos encontrar durante todo el año, es ahora cuando mejor están.
Este bizcocho es húmedo, muy suave y con delicioso aroma. Contiene menos azúcar, ya que el boniato aporta dulzor y además hecho con harina integral, aunque si queréis podeis sustituirla por harina normal todo uso, quedará igual de bueno.
Seguro que os va a gustar. Ideal para los desayunos de los niños, antes de ir al cole y de los mayores. 

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

 
Ingredientes:
     -   200g de boniato cocido al microondas
     -   3 huevo L
     -   60g de miel
     -   100g de aceite de oliva virgen
     -   200g de harina de trigo integral o espelta integral
     -   8g de levadura química en polvo (polvo de hornear)
     -   1 cucharadita de canela en polvo
     -   ralladura de 1 limón
Pelamos y troceamos el boniato, lo ponemos en un cuenco y lo cocemos en el microondas durante 4-5 minutoa a máxima potencia. Lo sacamos, lo trituramos con un tenedor y lo reservamos.
En un bol, ponemos los huevos junto con la miel y los batimos hasta que blanqueen y doblen su volumen.
Añadimos el aceite , mezclamos y añadimos la rralladura de limón y el boniato, volvemos a mezclar y añadimos la harina tamizada junto con la levadura y la canela molida.
Lo echamos en un molde y lo horneamos con el horno precalentado a 170ºC , con aire unos 30-35 minutos. Si es sin aire, lo horneamos a 180ºC con calor solo abajo, más o menos el mismo tiempo. Cómo sabéis, el tiempo depende de cada horno. A los 30 minutos lo pinchamos con un palillo para ver como va y le damos el tiempo que necesite.
Lo sacamos, dejamos que se enfríe en una rejilla y listo para disfrutarlo. 
Podeis espolvorearlo con azúcar glas si quereis.
¡Está buenísimo!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube





Dulde de leche cortada. Postre cubano. Julia y sus recetas

Hoy os traigo un postre de origen latinoamericano. Se prepara sin variación en paises como Cuba, Venezuela, República Dominicana y Colombia. Es el Dulce de leche cortada o cortado de leche

Su origen es incierto, aunque se cree que se hacía para aprovechar la leche que se cortaba ,  actualmente se hace cortando la leche con algún cítrico.

Es un postre fácil de hacer, solo se necesita un poco de tiempo para reducir el líquido y además es muy económico, sus ingredientes los tenemos en casa fácilmente.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

    

Ingredientes:

     -   2 litros de leche entera

     -   285g de azúcar

     -   la piel de 1 limón

     -   2 ramitas de canela

     -   5 clavos de olor

     -   el jugo de 2 limones grandes

En una olla ponemos a calentar la leche.  Cuando empiece a hervir añadimos el zumo de los limones, las ramitas de canela, la piel de limón y los clavos de olor.

Una vez que comience a cortarse la leche y aparezcan los grumos, añadimos el azúcar y removemos despacio para evitar que se rompan los grumos , ya que queremos que quede esa textura granulada.

Dejamos que se cocine a fuego medio durante 45 minutos o 1 hora. El tiempo necesario para que reduzca todo el líquido y tome un color amarillento y por último un poco más oscuro. Y haya quedado con un almíbar.

Repartimos en cuencos y dejamos  que enfríe a temperatura ambiente, luego la metemos en el frigorífico y la servimos fría.

¡Está buenísima!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube



Zanahorias al horno. Julia y sus recetas
Muchas veces nos preguntamos que guarnición poner para acompañar nuestros platos de carnes o pescados. Y casi siempre solemos echar mano de las socorridas patatas o verduras al vapor.
Pues hoy os traigo una que además de sana es muy rica y coloridoa. Unas zanahorias asadas al horno que están buenísimas.
Las puedes hacer por separado o a la vez cuando se trate de carnes al horno. En el mismo tiempo en que preparas el plato de carne o pescado se ven haciendo y cuando terminas están en su punto para acompañarlos.
Ingredientes:
     -   8 zanahorias medianas
     -   2 cucharadas de zumo de limón
     -   1 cucharadita de tomillo seco
     -   sal al gusto
     -   pimienta molida al gusto
     -   aceite de oliva virgen
Pelamos las zanahorias y las cotamos a lo laro por la mitad o en cuartos.
Las colocamos en una fuente de horno, les ponemos sal y pimienta molida al gusto. Espolvoreamos con un poco de tomillo molido y les añadimos el zumo de limón.
Regamos con un chorreón de aceite de oliva.
Las metemos en el horno, precalentado a 180ºC, con calor arriba y abajo, unos 35 minutos. Ya sabéis que el tiempo depende de cada horno.
Las sacamos y listas para disfrutarlas. Son super fáciles y quedan estupendas.
¡Espero que las disfrutes!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube