La tarta tatin, fue creada por accidente en el Hotel Tatin, regentado por las dos hermanas Tatin. Existen múltiples versiones de su origen pero la más conocida es la que menciona que fue un despiste de una de las hermanas que cocinó más de la cuenta las manzanas y para no desperdiciarlas le pusieron la pasta encima y la hornearon, después la voltearon con cuidado y dio lugar a esta maravilla de tarta de la cocina francesa.

Existen muchas variantes de la tata tradicional del tatin de manzana, se modifican las frutas que la acompañan  pero se mantiene el resto de ingredientes y por esa razón, yo me he decantando por hacer una tatin de peras, que os aseguro es una maravilla. Además podéis hacerla con o sin gluten si hacéis la masa quebrada casera.

Este es el Desafío en la cocina de este mes, de manos de Toñi, del blog Que se cuece en mi cocina. La verdad es que me ha encantado este desafío y ha sido un éxito en mi casa. Además la he hecho SIN GLUTEN.

Si queréis ver el resto de recetas, pinchad aquí.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

 

 Ingredientes para un molde de 22cm:

     -   Masa quebrada sin gluten (receta aquí) o con gluten (receta aquí)

     -   4 peras conferencia

     -   100g de mantequilla

     -   100g de azúcar

Hacemos la masa quebrada sin gluten, siguiendo la receta que puedes ver aquí. La reservamos. La receta para hacerla con gluten puedes verla aquí.

Pelamos las peras y les quitamos el corazón, las partimos en cuartos.

En una sartén ponemos las mantequilla y el azúcar, la calentamos hasta que se funda el azúcar, añadimos las peras y las cocinamos hasta que se ablanden un poquito, 2-3 minutos.

Colocamos las peras , en el molde redondo con el caramelo de la cocción, las colocamos con el corazón hacia arriba. 

Estiramos la masa quebrada a 1 cm de grosor más o menos y la cortamos del tamaño del molde redondo. La colocamos encima de las peras y las cubrimos.

Las horneamos con el horno precalentado a 180ºC, calor arriba y abajo, sin aire unos 25-30 minutos, hasta que la masa se vea doradita.

Dejamos reposar unos minutos y desmoldamos como si se tratase de un flan. Lo hacemos cuando aun está calienta porque el caramelo se endurece y se desmoldará mal si se enfría demasiado.

Una vez se haya enfriado completamente podemos disfrutarla.

¡Está deliciosa!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Estás buscando un plato sabroso, fácil y ligero? Pues el solomillo de cerdo al horno con verduras , lo es. Perfecto para dieta o para comer sin grasa.

Ideal para las comidas del fin de semana, pues prácticamente se hace solo en el horno y tiene poquísimo trabajo, y además con un resultado estupendo.

Consigue un plato de lujo en poco tiempo y triunfa en cualquier momento con tus comensales.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

 

 Ingredientes:

     -   2 solomillo de cerdo medianos

     -   4 dientes de ajo

     -    2 ramas de romero fresco o seco

     -   2 cucharadas soperas de mostaza

     -   pimienta molida al gusto

     -   sal al gusto

     -   2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen

     -   verduras variadas ( tomatitos, calabacín, zanahorias, espárragos, berenjenas...)

Limpiamos las verduras y las troceamos en juliana. 

Mezclamos en un bol, la mostaza, el aceite, las hojas de romero picadas, el ajo machacado o picado muy chiquito. Lo mezclamos todo bien.

Les ponemos sal y pimienta molida a los solomillos y los colocamos en una bandeja de horno. Los untamos bien con la mezcla de mostaza que hemos hecho anteriormente, por los dos lados. Lo podemos hacer con un pincel de cocina.

Le ponemos  todas las verduras alrededor. las espolvoreamos con un poquito de sal y pimienta molida y un chorrito de aceite.

Lo horneamos, con el horno precalentado a 220ºC, calor arriba y abajo, unos 20-30 minutos, más o menos, dependerá de cómo os gusten de hechos.

Los sacamos y servimos en rodajas, acompañados de la verdura.


¡Queda muy rico!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

A mí, siempre me apetece desayunar dulce, no sé a vosotros, pero donde se ponga un buen café calentito con unas magdalenas por la mañana...

Jugosas, esponjosas, para mojarlas o simplemente para disfrutarlas bocado a bocado, son una maravilla.

Hoy os dejo unas magdalenas de yogur griego y miel, que seguro os van a encantar. Muy fáciles de elaborar y con poquitos ingredientes. Pero con un resultado excelente y super buenas. Triunfarán seguro y las haréis más de una vez.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

 

Ingredientes:

     -   3 huevos L

     -   150g de azúcar

     -   230g de harina todo uso

     -   150ml de aceite de girasol

     -   50g de miel

     -   15g de levadura química en polvo (polvo de hornear)

     -   150g de yogur griego

     -   una pizca de sal

     -   azúcar para espolvorear

En un bol, ponemos los huevos y el azúcar y los batimos con varillas hasta que blanqueen y doblen su volumen.

Añadimos la miel y el aceite y mezclamos bien. Ponemos el yogur y seguimos mezclando hasta que se incorpore todo.

Por último añadimos la harina tamizada con la levadura. Mezclamos hasta que esté bien integrada. Tapamos la masa y la llevamos al frigorífico al menos durante 1 hora, mejor si le dejáis toda la noche. Así subirán mucho más y tendrán más copete. Yo solo las dejé 1 hora, pero las próximas las dejaré toda la noche.

Llenamos los moldes un poco más de las 3/4 partes, las espolvoreamos con azúcar y las horneamos con el horno precalentado a 200ºC, calor arriba y abajo sin aire durante 15-20 minutos aproximadamente. Vigilamos bien porque cada horno es diferente, procurando que no se quemen.

Las sacamos, dejamos enfriar en una rejilla y listas para disfrutar de un gran desayuno o merienda.

¡Quedan muy esponjosas y ricas!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Hoy vamos con un plato de cuchara, de esos platos calentitos que se han hecho toda la vida y que están tan ricos. Patatas con sepia, choco o calamares.

Es un plato sencillo y rápido, con poquitos ingredientes y fáciles de conseguir. A pesar de lo que pueda parecer, es un plato que no contiene apenas grasa, por lo que es muy sano y fácil de digerir.

Es un clásico marinera que se cocina mucho por Andalucía, sobre todo por la zona de Hueva y Cádiz y que como toda receta tradicional tiene sus variantes dependiendo del cocinero que la haga.

Yo, os dejo la que suelo hacer en casa y que nos gusta mucho. Espero que a vosotros también.

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

 

 Ingredientes:

     -   1 kg de sepia o calamar

     -   4-5 patatas

     -   1 tomate natural maduro y rallado

     -   100g de guisantes (opcional)

     -   1 cucharadita de pimentón dulce

     -   1 cebolla mediana

     -   3 dientes de ajo

     -   2 hojas de laurel

     -   1 vasito de vino blanco

     -   1 litro de caldo de pescado (receta aquí)

     -   aceite de oliva virgen

     -   sal al gusto

Limpiamos la sepia y la partimos en trozos pequeños. La reservamos.

En una cazuela ponemos un poco de aceite y sofreímos los ajos y la cebolla picadita. Cuando empiecen a dorar añadimos el tomate rallado y las hojas de laurel, dejamos que se haga unos minutos.

Añadimos entonces la sepia a la que hemos puesto un poco de sal y la sofreímos un poquito, ponemos las patatas peladas y troceadas, le damos unas vueltas y añadimos el vino blanco y dejamos hervir durante unos minutos hasta que se evapore el alcohol. Añadimos la cucharadita de pimentón , removemos y añadimos el caldo de pescado.

Dejamos que hierva hasta que las patatas estén casi en su punto, unos 15-20 minutos a fuego medio y añadimos los guisantes. Dejamos que cuezan juntos unos 5 minutos más y ya las tenemos listas.

Solo nos queda disfrutar de este rico plato marinero.

                                                               ¡Os las recomiendo!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

La quesada pasiega es un postre típico de la cocina tradicional cántabra, elaborada principalmente con cuajo de la leche de las vacas autóctonas de la zona, mantequilla y azúcar.

A falta de vacas pasiegas, yo la he elaborado con leche entera del día y he hecho el requesón casero, aunque si no queréis complicaros mucho, también vale el requesón del supermercado o queso fresco de burgos.

El resultado ha sido casi perfecto, en cuanto a textura y sabor. En casa nos ha gustado mucho y la volveré a repetir muchas más veces. Otra quesada diferente que tengo en el blog es la quesada de almendras con miel, que también os recomiendo. 

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

    

 Ingredientes para un molde cuadrado de 20x20cm:

     -   500g de requesón o queso fresco de burgos

     -   4 huevos M

     -   100g de mantequilla en pomada

     -   250g de azúcar

     -   100 g de harina todo uso (yo sin gluten)

     -   ralladura de 1 limón

     -   1 cucharadita de canela molida

    Ingredientes para el requesón casero:

     -   2 litros de leche entera del día

     -   zumo de 1 limón

Hacemos el requesón el día anterior:

Ponemos la leche al fuego y dejamos que se caliente hasta que esté a 85ºC, antes de que empiece a hervir. La retiramos del fuego y añadimos el zumo del limón. Removemos bien y dejamos reposar 1 hora aproximadamente. 

Veremos que la leche se va cuajando y empieza a tener grumos.  La colamos con un colador cubierto con una gasa fina, la dejamos escurrir al menos 30 minutos. Apretamos y sacamos el resto del suero. Este suero lo guardamos pues lo podemos utilizar para hacer bizcochos y quedan muy ricos. Ya os pondré alguna receta.

Hacemos la quesada:

En un bol, ponemos los huevos y el azúcar y los batimos con las varillas manuales hasta que se disuelva el azúcar, no hace falta que doblen su volumen.

Añadimos la mantequilla derretida en pomada y mezclamos bien, añadimos la ralladura de limón, la canela molida .

El requesón desmenuzado con las manos, pero no demasiado, pues lo bueno es que se queden grumitos del requesón en la textura, mezclamos y añadimos la harina tamizada. Mezclamos bien.

Cubrimos el fondo del molde con un papel de horno y untamos las paredes con mantequilla derretida, echamos la masa, la espolvoreamos con un poco de canela molida.

La horneamos con el horno precalentado a 170ºC , calor arriba y abajo sin aire, durante 40 minutos.

La sacamos y dejamos templar, la desmoldamos y podemos comerla templada, estará más jugosa o fría, que también queda buenísima. 


¡Buenísima, te la recomiendo!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube



Esta es posiblemente una de las formas mas ricas de comer el pez espada o el emperador, para mi gusto, aunque se puede comer solamente a la plancha y también está muy bueno, unido a las gambas y con esta salsa se queda más jugoso y con una textura y sabor más suave.

Un plato ideal para una celebración o día especial¿ Os animáis a hacerlo?
 Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
   

Ingredientes:
     -   4 filetes de pez espada o de emperador
     -   4 dientes de ajo
     -   200g de gambas peladas
     -   1 cucharada sopera de harina
     -   3 cucharadas soperas de tomate frito
     -   1/2 vaso de vino blanco
     -   1 vaso de caldo de pescado o una pastilla de caldo diluida en un vaso de agua
     -   aceite de oliva virgen extra
     -   sal
     -   pimienta molida
Se les pone sal y pimienta a los filetes y se sofríen en una sartén con un poquito de aceite.
Se sacan y se reservan en una cazuela.

En ese aceite se sofríen los ajos cortados en rodajas, cuando estén dorados se añaden las gambas y se sofríen.
Se añade la cucharada de harina y el tomate frito.

 A continuación se añade el vino blanco y el caldo de pescado, se deja hervir un minuto.
 Se añade a los filetes de pez espada en la cazuela.

 Se ponen a hervir unos minutos y listo para comer.
¡Buen provecho!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de youtube
    

Todos los años por estas fechas tengo calabazas  en casa, ecológicas, de huertos familiares que hay en los alrededores de mi casa, y con las que suelo hacer recetas muy otoñales. Bizcochos, cremas, dulces, tartas... todos ellos podéis verlos en el blog.

Y no podía faltar una rica mermelada de calabaza con pasa, al ron. Para las tostadas de la mañana, para rellenar dulces y tartas , para lo que os apetezca, porque está tan buena que yo me la como a cucharadas.

Esta mermelada es difícil encontrarla en los supermercados, las hay de casi todas las frutas, pero de calabaza y además enriquecida con las pasas y aromatizada con el ron, es difícil de conseguir. Por eso os dejo hoy la receta, veréis lo buena que está.

Ingredientes:

     -   500g de calabaza limpia

     -   400g de azúcar

     -   75g de pasas sultana

     -   zumo de 1 limón

     -   40 ml de ron

Troceamos la calabaza y la ponemos en una olla con el azúcar, las pasas y el zumo de limón. La dejamos macerar durante 1 hora.

La ponemos al fuego y la dejamos cocer a fuego medio durante unos 30 minutos aproximadamente. 

Cuando veamos que está tierna  y empieza a tener la textura de la mermelada le añadimos el ron y la dejamos hervir un poquito para que se evapore el alcohol. 

La trituramos con la batidora. Yo suelo sacar una cucharadita , la echo en un plato y paso el dedo por medio, si se mantiene la línea sin juntarse, la mermelada está en su punto, si se junta la línea debemos dejar que cueza un poco más. Pero todo depende de como nos guste de espesa la mermelada, teniendo en cuenta que cuando enfría suele espesar más.

La metemos en botes esterilizados aún caliente, los tapamos y los ponemos boca abajo. Así duran unos cuantos meses. Yo suelo ponerlos al baño maría y me duran muchos meses más.


¡Deliciosa!

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

La receta de hoy, terrina de pollo con jamón, es una maravilla. Ideal para cualquier celebración, Navidad, aniversarios, cumpleaños... Con ella triunfará seguro. Sana, sencilla, con poquitas calorías y con una bonita presentación.

Si utilizas productos de buena calidad como el jamón de Jabugo Olalla, le darás el toque perfecto para conseguir un plato de sobresaliente.

El jamón de Jabugo es uno de los productos más selectos, procedente de cerdos alimentados en la fase de montanera con bellotas y hierbas frescas. En Olalla, tienen el orgullo de elaborar un producto artesanal único en su género. Y para ponerlo al alcance de todos, han preparado distintas maneras de comprarlo, puedes llevarte una pieza entera o la puedes pedir ya loncheada. Ambas maneras mantienen intacta la calidad y el delicioso sabor y aroma de este manjar. No te lo pienses, en un plazo de 24-48 horas lo tendrás en casa. 

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

 

 Ingredientes:

     -   150g de jamón en lonchas

     -   700g de carne de pollo picada

     -   1 huevo L

     -   50 ml de nata líquida

     -   6 tomates secos

     -   1-2 pimientos rojos asados

     -   200g de espinacas cocidas y escurridas

     -   sal al gusto

     -   pimienta molida al gusto

Mezclamos la carne de pollo picada con el huevo, le ponemos sal y pimienta molida al gusto, añadimos los tomates secos picados y  la nata, mezclamos todo muy bien.

Forramos un molde rectangular con las lonchas de jamón, dejando que sobresalgan por los bordes.

Dividimos la carne en tres partes iguales.

Colocamos una tercera parte de la carne en el fondo del molde, ponemos encima el pimiento asado troceado.

Colocamos otra parte de la carne picada y encima ponemos las espinacas escurridas, por último cubrimos con el reto de carne y alisamos bien, cubrimos con las lonchas de jamón, procurando que quede bien envuelto.

Lo cubrimos con papel aluminio y lo horneamos con el horno precalentado a 180ºC, calor arriba y abajo, sin aire, 1 hora aproximadamente.

Lo desmoldamos,  y lo servimos  tanto en frío como en caliente, acompañado de una rica ensalada.

¿Te animas a probarlo?

Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube