Bizcocho de naranja y queso crema. Julia y sus recetas
Hoy os dejo un rico bizcocho de naranja y queso crema que es una buenísima opción para los desayunos o meriendas. Está tam bueno que no podrás dejar de comerlo y tendrás que repetir.
Su textura es suave y esponjosa, la combinación de naranja y queso le da un toque muy especial.
Si ahora no encuentras buenas naranjas te recomiendo que guardes la receta y lo hagas más adelante. Aunque yo te lo dejo ahora lo hice cuando disponía de buenas naranjas, es una antigua receta del blog que necesitaba de fotos nuevas y vídeo correspondiente.
¡No os lo perdáis!
Ingrediente para un molde de 22cm:
Para el bizcocho:
     -   4 huevos L
     -   250g de queso crema tipo philadelphia
     -   100ml de zumo de naranja
     -   80 ml de aceite de girasol
     -   200g de harina todo uso
     -   150g de azúcar
     -   15g de levadura química en polvo (polvo de hornear)
     -   ralladura de 1 naranja
Para el glaseado de naranja: (receta aquí)
     -   zumo de naranja 
     -   azúcar glas
Separamos las claras de las yemas de huevo. 
Las calras las montamos a punto de nieve fuerte. Las reservamos.
En un bol, ponemos las yemas y el azúcar y las batimos hasta que blanqueen y doblen su volumen.
Les añadimos el queso crema y mezclamos bien. Ponemos el zumo de naranja, el aceite de girasol y la ralladura de naranja y mezclamos bien.
Añadimos la harina tamizada con la levadura y cuando esté bien integrada añadimos las claras de huevo montadas con movimientos envolventes procurandoq ue no se bajen demasiado.
Untamos un molde con mantequilla y harina, echamos la masa y lo horneamos con el horno precalentado a 165ºC, calor arriba y abajo, sin aire,  unos 50-60 minutos. El tiempo es relativo, pues depende de cada horno. Lo pinchamos con un palillo para ver se está hecho. Veremos que sube mucho, pero al enfriar bajará un poco.
Lo sacamos y dejamos que se enfríe, lo desmoldamos y podemos comerlo así tal cual o le podemos poner la glasa de naranja por encima.
Hacemos la glasa como dice la receta que puedes ver pinchando aquí. lo cubrimos con la glasa, dejamos que seque un poco la glasa y ya está listo para disfrutar de él.
¡Queda buenísimo!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube
Pizza con queso de cabra y cebolla caramelizada. Julia y sus recetas
¿Te gusta la pizza casera?, Pues hoy te traigo una diferente a las habituales. Con un toque dulce-salado que le va genial. Pizza de queso de cabra y cebolla caramelizada.
La pizza es un plato que gusta a todo el mundo, grandes y pequeños y puede ser una comida sana, sobre todo si la hacemos en casa, con masa casera, como es la de hoy y con ingredientes a gusto de los consumidores.
Como todas las pizzas, es muy fácil de hacer, incluso la masa casera es muy facilita y tiene un resultado excelente. Te la recomiendo.
Ingredientes:
     -   1 base de pizza casera (receta aquí)
     -   500g de cebolla
     -   2 cucharadas soperas de azúcar
     -   1 cucharadita de vinagre
     -   salsa de tomate frito (receta aquí)
     -   queso de cabra (1 rulito)
     -   mozzarella rallada
Hacemos la masa de pizza como dice la receta (Aquí)
Hacemos la cebolla caramelizada como dice la receta. (Aquí). (Partimos la cebolla en juliana y la freímos en un poco de aceite, cuando dore, le añadimos el azúcar y el vinagre y dejamos sofreír hasta que se caramelice.)
Estiramos la masa, hacemos los bordes, la ponemos en la bandeja y extendemos un poco la salsa de tomate frito por la base, ponemos una capa de mozzarella rallada y la cebolla caramelizada encima. Colocamos rodajas de queso de cabra sobre la cebolla.
La horneamos con el horno precalentado a 200ºC durante 15-20 minutos.
La sacamos y lista para disfrutarla.
¡Está deliciosa!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube
Semifrío helado de limón. Julia y sus recetas
Arrancamos el día, con una receta rápida y fresquita, lo que más apetece en estos momentos en los que el calor aprieta. Un semifrío helado de limón buenísimo y super refrescante.
Los semifríos helados, son los postres perfectos para el verano, son fáciles de hacer y quedan perfectos para terminar una buena comida o cena.
Los puedes hacer de muchos sabores, de café, de turrón, de mascarpone... los puedes dejar solo en el frígorífico, y quedan ideales para cualquier época del año o los puedes congelar y hacerlos helados para el verano.
Como tu prefieras. Yo hoy, te lo traigo helado.  

Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

    

Ingredientes: 
Base:
      -   Bizcocho para base de tartas al microondas(receta aquí) u otro que os guste
Relleno:
     -   200g de leche condensada
     -   350g de nata para montar (crema de leche)
     -   160 ml de zumo de limón
     -   6 hojas de gelatina neutra (9 g)
     -   colorante amarillo (opcional)
Hacemos el bizcocho como dice la receta  y lo cortamos del tamaño de la base. Lo reservamos.
Ponemos la gelatina en remojo en agua fría durante 5 minutos.
En un cuenco ponemos un poco del zumo de limón lo calentamos un poquito en el fuego o al microondas y añadimos las hojas de gelatina, removemos para que se derritan bien. Y lo mezclamos con el resto del zumo de limón.
Añadimos la leche condensada y mezclamos, le podemos poner un poquito de colorante para darle color. Si no queréis no es necesario ponerlo. Lo mezclamos todo muy bien.
Montamos la nata hasta que esté compacta y se la añadimos.
Lo echamos en el molde, encima le ponemos el bizcocho y lo dejamos enfriar en el congelador al menos 4 horas. Yo lo dejo hasta el día siguiente.
Lo desmoldamos y decoramos con un poco de nata montada y rodajitas de limón. Es una tarta muy refrescante.
¿Te apetece probarlo?
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube
Pollo en salsa de apio. Julia y sus recetas
Hoy vamos con un plato sencillito, muy sabroso y oloroso. Unas pechugas de pollo en salsa de apio, delicioso.
El apio, es una verdura con mucho sabor y aroma, deja huella en cualquier receta. Es sana, ligera y saciante, e ideal para la dieta, por su gran contenido en agua y en fibra.
En crudo es un estupendo tentempié, y para ensaladas y no aporta apenas calorías.
Cocinado es muy aromático, por lo que con una pequeña cantidada aromarizaremos, guisos, sopas y cremas. 
Hoy os lo dejo en un estupendo guiso de pollo, buenísimo.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
 
Ingredientes:
     -   1 kg de pechugas de pollo
     -    1 cebolla mediana
     -   1 zanahoria grande
     -   100g de apio
     -   4 dientes de ajo
     -   200g de champiñones laminados
     -   100ml de vino blanco
     -   250ml de caldo de pollo
     -   1 cucharadita de tomillo molido o fresco
     -   2 hojas de laurel
     -   pimienta negra molida al gusto
     -   sal al gusto
     -   aceite de oliva virgen
Salpimentamos las pechugas de pollo. 
Cortamos en trocitos la cebolla, el ajo, el apio y la zanahoria
En una cazuela ponemos un poco de aceite y rehogamos el pollo por todos lados. Lo sacamos y reservamos.
En el mismo aceite rehogamos la cebolla, y los ajos picados, añadimoslos champiñones laminados,  el apio y la zanahoria. Le ponemos un poco de sal. 
Cuando todo esté sofrito añadimos el pollo, dejamos que se sofría todo junto unos minutos y añadimos el vino blanco. Dejamos que hierva un poco par que pierda el alcohol y ponemos el caldo de pollo. Incorporamos el tomillo y la hoja de laurel y dejamos que se haga a fuego medio, durante 25-30 minutos.
Rectificamos de sal y lo servimos acompañado de las verduras de la salsa.
¡Queda muy rico!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube
Tarta 3 leches sin gluten. Julia y sus recetas

La tarta 3 leches o pastel 3 leches , es un dulce muy popular en América Latina. Es un bizcocho bañado con la mezcla de tres leches distintas y decorad con merengue o nata montada.
Puede prepararse de diferentes formas, e incluso hacerla chocolateada
Hoy os la dejo SIN GLUTEN. Aunque en el blog la tengo también con harina normal para los no intolerantes.
Es una tarta tan rica, que en cualquier de sus versiones os va a encantar. Jugosa, suabe, esponjosa y con un sabor delicioso. Os recomiendo hacerla de un día para otro, así el bizcocho quedaré más jugoso.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.

Ingredientes para un molde de 22cm:
Bizcocho:
     -   4 huevos M
     -   120g de azúcar
     -   100g de harina especial repostería sin gluten
     -   60g de mantequilla
     -   15g de levadura química (polvo de hornear)
     -   una pizca de sal
Para el baño 3 leches:
     -   397g de leche condensada(lata pequeña)
     -   250ml de leche evaporada
     -   125ml de leche entera
Para cubrirla:
     -   200 ml de nata para montar (crema de leche)
     -   2 cucharadas soperas colmadas de azúcar glas
     -   cerezas, o frutas rojas para adornar
Primero hacemos el bizcocho:
Separamos las calras de las yemas. Las claras las montamos con una pizca de sal hasta que estén consistente. Las reservamos.
Las yemas las batimos con el azúcar hasta que blanqueen y doblen su volumen. Añadimos la mantequilla ablandada y seguimos batiendo, ponemos la harina tamizada junto con la levadura y mezclamos.
Por último añadimos las claras montadas y mezclamos con movimientos envolventes.
Hechamos la masa en un molde hermético, si es de silicona mejor. Puede ser redondo o cuadrado. Si es metálico lo untamos con mantequilla y harina.
Lo horneamos con el horno precalentado a 180ºC unos 20 minutos, con calor arriba y abajo, sin aire.
Mientras se hace el bizcocho hacemos el baño de leches:
En un bol hondo ponemos las tres leches y las mezclamos bien con la batidora.
Sacamos el bizcocho del horno y aun caliente, lo pinchamso por arriba con un palillo y echamos la mezcla de leche por encima hasta terminarla toda.
Lo dejamos reposar 4-5 horas. Pasado ese tiempo le damos la vuelta como si se tratase de una tortilla de patatas y lo dejamos en el frigorífico, en el mismo molde,  hasta el día siguiente.
Al día siguiente lo desmoldamos y lo colocamos en la bandeja donde vamos a servirlo.
Montamos la nata muy fría con el azúcar glas y decoramos la tarta como más nos guste. Yo le he puesto unas grosellas.
La servimos bien fresquita y queda buenísima.
¡Super jugosa!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de youtube
         
Pan integral de zanahoria y orégano. Julia y sus recetas
Hoy os dejo un pan muy rico y muy fácil de hacer, sobre todo en la panificadora. Un pan integral de zanahoria y orégano, muy rico y oloroso. Es una forma diferente de comer verduras.
Puedes utilizarlo para cualquier  cena rápida o merienda, para hacer tostas, acompañar platos con salsa, para bocadillos...
Solo, tal cual, con un poquito de aceite y una pizca de sal, está buenísimo. Te lo recomiendo. Además si quieres puedes congelarlo, lo partes en rebanadas , las lías en film transparente y las congelas. Solo tienes que sacarlas y descongelarlas cuando te apetezca comerlo.
Ingredientes:
     -   300g de espelta integral
     -   200g de harina de fuerza
     -   200g de zanahoria rallada
     -   30g de levadura fresca o7g de seca de panadero
     -   25g de aceite de oliva
     -   250ml de leche tibia
     -   1 cucharada sopera de orégano seco
     -   1 cucharadita de sal
     -   2 cucharaditas de azúcar
     -   1 cucharadas sopera de perejil picado
En la cubeta de la panificadora ponemos la leche tibia, la sal,  el aceite de oliva y la zanahoria rallada. Añadimos las harinas, la levadura seca y las hiervas (orégano y perejil).
Ponemos el programa pan integral, y dejamos que termine todo el proceso.
Sacamos la cubeta, la dejamos templar y desmoldamos el pan.
Una vez frío ya puedes disfrutar de un rico pan casero.
¡Está buenísimo!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Mermelada de arándanos. Julia y sus recetas
Hacía tiempo que no hacía mermelada, y como ahora hay unos arándanos muy ricos, y a mí me encanta esta fruta me he decidio a hacerla.
Los arándanos son una fruta muy saludable, tiener muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo y acompañando el yogur están buenísimos.

La mermelada de arándanos es una de las que más me gusta para mis tostadas del desayuno o para hacer postres. Aunque también se pueden utilizar para hacer platos salados como salsas. A las carnes les va genial.
Os dejo la receta, que es super fácil y queda estupenda. En 30 minutos la tendréis hecha.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
 
Ingredientes:    
     -   500g de arándanos azules
     -   250g de azúcar
     -   el zumo de 1 limón
Ponemos los arándanos y el azúcar en una cazuela, los dejamos reposar 1 hora.
Le añadimos el zumo de limón y los ponemos en el fuego medio alto hasta que comience a hervir, bajamos a fuego medio y los dejamos cocer unos 30 minutos más o menos, hasta que veamos que está lista. 
Si quieres y tienes un termometro de cocina, debe marcar 104ºC.
También puedes hacer este truco, coges una cucharadita de la mermelada, la echas en un plato frío y pasas la yema del dedo haciendo una línea por la mitad, si no se junta es que está en su punto.
Para conserbarla, podemos hacerlo de varias formas. 
Esterilizamos unos botes de cristar hirviéndolos en agua , tarros y tapas durante 15 minutos, los sacamos, dejamos que escurran y sequen encima de un paño limpio y los llenamos con la mermelada aún caliente. Los tapamos bien y los ponemos boca abajo hasta que se enfríen, de esta manera duran algunos meses en el frigorífico..
Lo que yo suelo hacer es hacerlos al baño maría. Los meto en una olla cubiertos de aguan totalmente y los pongo al fuego. Cuando empieza el agua a hervir los dejo durante 20 minutos, si son pequeños o  30 minutos si son más grandes. Apago el fuego y los dejo enfriar dentro del agua hasta el día siguiente. De esta manera me duran muchos meses sin necesidada de meterlos en el frigorífico.

¡Queda una mermelada riquísima!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube
Pechugas de pollo a la Villeroy. Julia y sus recetas
Estas pechugas de pollo a la Villeroy, forman parte de los llamados platos fritos, rellenos y empanados. Muy famosas durante las primeras décadas del siglo XX, pero atacadas por la nueva cocina debido a que su salsa es muy densa. Comenzaron a decaer a partir de los años 60. Pero que aún se siguen haciendo en pequeños restaurantes y en nuestras casas, a los niños les encantan y a los mayores también.

De origen francés, su nombre se debe a la utilización de la famosa salsa Villeroy, salsa bechamel a la que se le añade queso rallado.
Se suelen preparar con las pechugas de pollo cocidas o pasadas por la plancha y luego rellenas y rebozadas. Aunque también se pueden hacer con otras carnes o con huevos cocidos.
Aunque un poco contundentes, comerlas de vez en cuando, es un placer.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.
  

Ingredientes:
     -   4 pechugas de pollo fileteadas gruesas
     -   Salsa bechamel (recetas aquí)
     -   sal
     -   pan rallado
     -   huevo
     -   harina
     -   aceite para freír
Les ponemos sal a las pechugas y las pasamos por la plancha por ambos lados. Las retiramos y dejamos enfriar. Tambien podéis cocerlas, pero a mi me gustan más a la plancha.
Hacemos la salsa bechamel como dice la receta. Le ponemos una buena capa de bechamel a las pechugas por uno de sus lados y dejamos que se enfríen en el frigorífico para que endurezca la bechamel.
Las pasamos por harina, luego por huevo y finalmente por pan rallado.
Las freímos en aceite bien caliente hasta que se doren.
Las servimos con una buena ensalada o patatas fritas.
¡Quedan buenísimas!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube

Pudin de leche de coco sin horno. JUlia y sus recetas
Para saciar el antojo de postre dulce y fresco, os traigo hoy un pudin de leche de coco que está de rechupete.
A mi me gusta mucho el coco, por eso me ha encantado este pudin, es ligero, fresco y sobre todo muy rápido de hacer. 
Muy sencillo, e ideal para el verano porque no necesita horno y solo hay que respetar el tiempo de reposo en el frigorífico para poder disfrutar de este rico postre. Si te apetece postres tan frescos como éste, te recomiendo la corona de chocolate y queso o esta corona de chocolate.
Os lo recomiendo, no os va a defraudar.
Os dejo la receta en vídeo y os invito a suscribiros a mi canal de YouTube.    
Ingredientes:
     -   250g de leche condensada
     -   200ml de nata para montar(crema de leche)
     -   400ml de leche de coco
     -   100g de coco rallado + un poquito más para espolvorear
     -   200ml de leche
     -   12 láminas de gelatina neutra (20g en polvo)
Ponemos la gelatina a hidratar en agua fría durante 5 minutos. Cuando esté hidratada la diluimos en  2 cucharadas de agua caliente, para que se derrita. La reservamos.
En el vaso de la batidora o un bol profundo, ponemos todos los ingredientes, la leche condensada, la nata, la leche de coco, los 100g de coco rallado y la leche normal. 
Batimos un poco y añadimos la gelatina derretida. Volvemos a batir todo junto.
Se unta un molde con aceite de girasol y echamos la crema de coco en él. Lo metemos en el frigorífico hasta el día siguiente. 
Lo desmoldamos y lo espolvoreamos con coco rallado.
Lo servimos muy fresquito.
¡Está buenísimo!
Lo mismo os apetece hacer alguna de estas recetas que os dejo en vídeo, y suscribiros a mi canal de YouTube